Consiste en corrección del exceso de piel, grasa (bolsas) y/o músculo de la región periocular mediante la extirpación de los mismos a través de unas incisiones que se alojan en pliegue (surco) del párpado superior y en el borde inferior del tarso del párpado inferior.

Así podemos mejorar el aspecto de mirada triste y las arrugas periorbitarias.

No es una intervención para corregir las patas de gallo.

Duración de los resultados

La eliminación de las bolsas es prácticamente permanente pero a medida que el envejecimiento va actuando, la piel y los músculos se van relajando y van perdiendo su tono natural. En ocasiones, leves correcciones del exceso de piel serán necesarias.